Gabriel Dávila

Pastuso, campesino e ingeniero electrónico. Actualmente reside en Buenos Aires entre la miseria y la torpeza absoluta. Disfruta observar mujeres en silencio y con perversión. Se considera un seductor por naturaleza, la ejerce escudriñando las inseguridades de las damas, aunque sólo obtiene desdén y repudio como respuesta. Le agrada la telemática, las redes complejas, el procesamiento de señales, la pornografía, el humor negro, los chistes de penes y trabajar en calzoncillos. Detesta las drogas, a los pobres y a las mujeres trabajadoras. 
Admira la vida y obra de Claude Shannon, Srinivasa Ramanujan, Hedy Lamarr, Sandro, El Puma, y Julio Iglesias
twitter: @monopastuso